Historias de hotel II

En el día de ayer sorteamos dos entradas para el Show de Morcheeba, entre quienes mandaron sus historias y anécdotas de viajes. Aquí compartimos con ustedes la historia ganadora!

“La historia de cualquier viaje, comienza antes de llegar al hotel… Comienza con armar la valija, cuidadosamente uno se dedica a elegir que llevar.

¿Qué más tengo que llevar?

Tenemos la valija enfrente, el placard detrás, y pensamos  ¿que voy a  necesitar?

 

Nosotras las mujeres nunca llevamos en la valija solo lo que necesitamos, nos llevamos todoooo el placard. La mejor ropa, ese traje de baño nuevo, que nos arrancaron la cabeza al comprar, pero eso si:  ¡como me favorece!

¡Tiene que cerrar! ¡Tiene que cerrar!

Y este viaje, no fue la excepción,  una semana en Córdoba en un hotel/spa. Y metí en la valija, todaaa la ropa y demás accesorios! Todo lo mejor, mis remeras preferidas, esa malla carísima, 3 perfumes! no vaya  a ser cosa que uno se aburra del mismo aroma.  5 pares de ojotas de distintos colores!, para combinar vio… Y otras tantas cosas que entraron a presión utilizando hasta el ultimo bolsillo de la valija.

Me encuentro en la terminal de micros con mi amiga. Subimos alegres al micro, con esa sensación linda, de ya esta todo…  Ahora camino a descansar, disfrutar, y mejor aun a olvidarme de mi vida diaria!

Estábamos tranquilamente sentadas en nuestras butacas, semicama (semisilla diría yo, de cama tienen poco) Y el micro como es la regla se detiene en un semáforo en rojo, en algún pueblo del interior. Antes de arrancar nuevamente se escuchan gritos desde afuera, empieza el clásico revoloteo de los pasajeros, que curiosos intentan descubrir que pasa, mirando por las ventas. El micro se detiene definitivamente y un chofer nos informa: Acaban de robar al menos tres valijas del portaequipajes!!

En momentos como esos el primer pensamiento que se te viene a la cabeza es:-“por favor Dios (situaciones en el que todos somos religiosos milagrosamente) que no sea la mía!!!” Bajamos a corroborar y, claro, la valija robada cual era?! La mía, y la segunda que robaron cual era?! La de mi amiga! Bingo, ni siquiera ella me va a poder prestar una remera! Cuando mas lo necesitas, despues de llegar toda transpirada con una remera que soporto las 12 horitas de viaje.

No me puede estar pasando esto... No me puede estar pasando esto...

Y así llegamos, entre putedas, a la pacifica Córdoba, preguntándonos una y otra vez, no podían acaso cerrar con llave el portaequipajes???!! Algo taaaaan censillo como eso, resolvía todo el problema.

Después de duelar:

Mi remera favorita esa a la que no le doy descanso porque se amolda a mi cuerpo ya casi como mi propia piel.

Esos perfumes carísimos, que guardaba para ocasiones “especiales”

Esa malla que solo use en el probador de un local.

Y Después de avergonzarme por pensar:

Y ahora quien va usar mi corpiño?

Uuh y esa bombacha gastada y rotosa, pero tan cómoda! que hace rato tendría que haber tirado, quien la esta viendo y se esta riendo.

Después de las puteadas, el duelo, la vergüenza, la resignación y finalmente la aceptación. Hicimos el check in en este hotel/spa de Córdoba. Llegamos al hall. Contemplamos el hotel hermoso que se encontraba a unos cuantos, va muchos Km. de la ciudad y de toda civilizacion. Divino para descansar, muy poco practico si no tenes ni un cepillo de dientes.

En fin nos acomodamos, va mejor dicho llegamos al cuarto para dejar la pequeña mochila de mano. Y en el cuarto nos esperaban, además de los artículos clásicos, dos muy cómodas batas de toalla.

Acto seguido, bajamos a recorrer el hotel. Para darnos cuenta que todos los huéspedes estaban en bata. Sentados comiendo algo, en el balcón leyendo, junto a la pileta, o caminando por ahí. Todos, solo usaban la Bata!! A medida que nos enterábamos de las actividades del lugar, nos fuimos percatando que todo lo que se usa en ese hotel/SPA, era una malla y la bata que te daba el mismo hotel.  Y así pasamos una placentera semana solo con una malla (que compramos gracias a que alguien nos alcanzo a la ciudad) Y la bata!!

Moraleja de la historia, prestar atención si vas a un SPA!, si vas a pasar de la cama de masajes, a la pileta, al tratamiento de no se qué,  cae de maduro que 1: no necesitas perfumes de 200$, 2: lleva  la menor cantidad de ropa, evita tus favoritos que no van a ver la luz del día en un lugar así , porque para relajarse y estar cómodos se invento la bata 3: evitemos la compulsión de llevar todo el placard, nunca se sabe lo que le puede pasar en el camino a esa pobre valija.”

Muchas gracias por compartir tu historia con nosotros! Esperamos hayas disfrutado el recital! 🙂

Anuncios

Acerca de Hotel Madero

Hotel Madero es el lugar elegido por viajeros de negocios y turismo de todo el mundo. Cuenta con 197 amplias habitaciones, 7 salas de runión equipadas con la mas alta tecnología, restaurante, bar, spa y sala de musculatura, y el mejor servicio personalizado.
Esta entrada fue publicada en Curiosidades y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s