El fin de (un) amor, por Julieta Galli

Si, nos encanta el amor, pero no vamos a engañarnos: a veces se termina y quedan huecos.

Queda el silencio que se hace cruel. Queda un perfume perdido en lo concreto pero bien grabado adentro…y al volverlo a oler, nos hace cerrar los ojos y nos transporta a ella o a él. En medio de la calle, volamos a su cuerpo…así de mágico es. Quedan preguntas sin manifestar y respuestas sin dar. Queda todo…no queda nada. Stop.

Hay un vacío eterno, infinito, hasta que el espacio de algún modo se vuelve a llenar. Un castillo de cartas se derrumba en cámara lenta aturdiéndonos y parece que uno cae al vacío sin red. Y abajo nos espera un océano profundo, donde nos zambullimos solos. Y en esa caída puede que lo mejor sea dejar que duela bien, que duela entero; hundirnos, tocar fondo y disponernos a salir…Y vivir la transición sin forzar la felicidad, sin exagerar la alegría por esta nueva adquirida “libertad”.

El fin del amor puede ser una elección de a dos, o no. Por lo general, cualquiera sea el caso un poco duele.

También hay casos donde el fin de una relación es un logro. Y ese logro merece un mimo personal, una felicitación, un auto aplauso. Lo mejor de todo, la mitad llena del vaso es tener  la posibilidad de encontrarnos con nosotros y conocernos mejor, para poder aceptarnos y querernos, y a partir de ahí  volver a empezar, volver a querer y que nos quieran bien. Volver a confiar.

Y ahí…agarrate…porque el principio del amor muchas veces no avisa. Y todas las sensaciones del fin se repiten pero opuestas: con verborragia, adrenalina, incertidumbre de la linda. Y te cambia el humor, la expresión de la cara, se te va el sueño o no registrás que andás dormido. El letargo le da paso a la revolución del amor. Y todo lo anterior pasa a tener sentido, porque si no, no hubiésemos estado listos o dispuestos para una nueva relación.

A festejar, el amor en si mismo no termina jamás. Y está en nosotros que así sea: para que nada esté perdido tenemos que animarnos a poner el corazón.

Julieta

Anuncios

Acerca de Hotel Madero

Hotel Madero es el lugar elegido por viajeros de negocios y turismo de todo el mundo. Cuenta con 197 amplias habitaciones, 7 salas de runión equipadas con la mas alta tecnología, restaurante, bar, spa y sala de musculatura, y el mejor servicio personalizado.
Esta entrada fue publicada en Hotel Madero y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El fin de (un) amor, por Julieta Galli

  1. estefania dijo:

    Juli, por suerte… O no, nada es para siempre y nadie es indispensable
    Disfrutemos esa es nuestra tarea!!!!!!

  2. Mariana dijo:

    Si que lindo!! me encantó, hay que dejar que las cosas fluyan y pasen o no.. pero de manera natural sin forzar nada.
    Muy lindo besos Juli!

  3. aNDRES. dijo:

    Sumo a Manuel ” Manucho” Mujica Lainez que decía que el amor, a veces, es un tigre herido que anda vagando entre los juncos en medio de la noche…
    Algo así somos nosotros cuando la suerte nos anda esquivando en términos amorosos (si es que la suerte, así como uno la imagina, existe…)

    Fuaaaa…

    Juli, cada vez escribís mas lindo… felicitaciones por eso!

  4. Max De Stefano dijo:

    Lindo que escribas sobre esto … limpia un poco lo melancólico que siempre empapa esos momentos .
    Max

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s