Tiempos desalineados, por Madre Hotelera

Que rara es la sensación cuando ya siendo adultos, una imagen cotidiana, dentro de las miles que pasan por delante nuestro en un día  -mentales o reales-, se convierte en especial, en un segundo de reflexión. Cuando algo que podía pasar inadvertido, pasa a tomarnos la cabeza por un rato.

Tengo una película en espejo del día en que mi profesor de cálculo financiero dibujó una línea de tiempo en el pizarrón, y en un segundo me fui, me escapé mentalmente de la explicación. Su punto de partida para calcular una cuota de amortización, lo vi como el día en que nací. Su absurdo de volver el tiempo atrás de ese inicio, fue mi vida en la panza. Cada línea, cada capitalización de interés, era un posible evento, un primer día de clases, un andar en bicicleta sin rueditas, un conocer al primer mejor amigo, un futuro aniversario de casamiento. Hasta donde su pizarrón llegaba, hasta ahí era la vida, y cada vez que empezaba la clase volvía a pensar igual, días que lo veía más optimista, y la vida era más larga, con más cuotas. Días en que su organización gráfica se complicaba, y la vida era más corta. El misterio para mi siempre estaba en los extremos, en el antes de la línea de partida, y en el vencimiento de los plazos.

Para los chicos esa línea se dibuja con cada persona. Cada cuento es una línea nueva. Los dinosaurios pueden pasar de lo prehistórico a convivir con nosotros por un rato, como si fueran perros u elefantes. Los cumpleaños resultan adictivos, y cuando uno se termina ya están pensando como será el próximo, que para su cabecita podría ser la semana entrante, hasta que una mamá racional tira abajo la ilusión explicando que todavía tienen que pasar otras tres estaciones para que vuelva a llegar.

Una noche antes de dormirse Juan saltaba arriba de la cama, mientras le advertía por vigésima vez que se podía lastimar, pudo pensar las consecuencias, aunque no con términos exactos:
“Claro, si me caigo y me lastimo, me muero, y si estoy morido tengo que ir al hospital a que me curen, y después vuelvo y ya está, puedo seguir jugando”. Antes que le explicara la sucesión de los hechos, y tranquilizarlo con que no es algo común morirse por saltar en la cama, surgió su único problema visible: la logística.

“¿Y cómo voy hasta el hospital si estoy todo morido?”…Cadena extraña de sinónimos….operarse, morirse, internarse, para él es todo lo mismo. Y esa facilidad hace que irse no sea algo definitivo, se vuelve, y se continúa jugando.

Así los huevos también tienen una vida bastante particular:
“El huevo se rompe, sale el pollito, lo vuelven a cerrar y se arma de nuevo para que lo usen las personas para cocinar”. Eso sí que es optimizar recursos.

Por suerte en esas cabecitas existe una línea de tiempo muy informal, un tanto desalineada y difícil de respetar, donde se va y se vuelve a la vida como si hubiese una puerta vaivén que nos deja pasar de un ambiente a otro. Es más reconfortante, es un juego más.

El blog de hoy está dedicado a una amiga que un 15 de julio, mi punto de partida en la vida, en mi cumpleaños, conoció a su amor, al papá de sus hijos, y 21 años después, en la misma fecha, pasó esa puerta vaivén eligiendo un living que para mi tiene mucha luz, claro, si ella está ahí seguro será alegre y luminoso, así me lo imagino yo.

Mientras tanto Juan y su hermanita ayudan a recorrer los puntos del pizarrón viendo el mundo con otros ojos, a ver fantásticas las cosas más sencillas, como tener una mariposa en la mano y no parar de reírse por media hora, maravillados y nerviosos ante tremendo privilegio.

Estos cambios repentinos de ambiente, nos empujan a apreciar el día a día, que ya el hecho de tenerlo y vivirlo, hace que sea especial en cualquier línea de tiempo, tenga la inesperada longitud que nos toque en el libreto.

Deseo que puedan parar a mirar la mariposa, y no pase por el costado como otra imagen más.

Madre Hotelera

Anuncios

Acerca de Hotel Madero

Hotel Madero es el lugar elegido por viajeros de negocios y turismo de todo el mundo. Cuenta con 197 amplias habitaciones, 7 salas de runión equipadas con la mas alta tecnología, restaurante, bar, spa y sala de musculatura, y el mejor servicio personalizado.
Esta entrada fue publicada en Madre Hotelera y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Tiempos desalineados, por Madre Hotelera

  1. jliw dijo:

    Ojala los lectores tengan la sensibilidad necesaria para entenderlo sin quedarse mirando solo el hall de entrada !!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s