Me gustas tu, y tu, y tu…, por Madre Hotelera

Esto de escribir tiene su mundo paralelo. Me gusta pensar que le pasa al otro cuando lee lo que cuento, cuando se encuentra en mi relato, en algún punto de coincidencia o en una idea compartida. Tengo la suerte de leer lo que a otros les pasa, a veces más allá del “Me gusta” en Facebook, sin saber qué parte fue la que les provocó una sonrisa o los remontó a su propia historia.

En ese feedback un amigo ingenioso me dijo que el día que decida escribir algo más importante, piense en escribir sobre gustos…

Con Facebook entre nosotros, pensé que con los millones de “Likes” que hay en la red, sobre gustos sí que hay bastante escrito aunque el dicho siga rezando lo contrario.

Su sugerencia la leí en el viaje, sobre el mismo asiento donde escribo este blog todos los martes, faltando 20km para llegar a destino.

Me imaginé lo difícil del registro, porque debería hacer un libro por año. A los 9 la chocolatada estaría en mi primer puesto del ranking. A los 18 salir todos los días de la semana, ¿y a los 36…? Mmm, a los 36, puedo hacer una lista que a los 72 también cambiará radicalmente. No sé si se duplicará, si los “no me gusta” aumentarán y me pondré mas quisquillosa con el tiempo. No lo sé hoy, como tampoco sabía a los 18 como sería mi versión duplicada actual.

Tengo un ranking obvio de gustos, como creo que todos tenemos, pero cuando empecé mentalmente a escribir mi lista, ¡no pude parar! Ni en los 20km que me faltaban para llegar, ni en las 5 cuadras posteriores hasta el  jardín de Cori, y ya con más interrupciones, la seguí hasta esta mañana.

Empecé como una nena,  mirando por la ventanilla del micro, pensando que me encanta ver el vidrio cuando lo trabajan, me fascinaba ver el famoso “soplar y hacer botellas”. El paseo pasó a las nubes cuando se mueven, al pasto mojado con su olor característico. El ruido de mis dedos en un agua silenciosa con media cabeza sumergida. Las primeras gotas de lluvia, escucharlas y verlas, meterme rápido al auto cuando llueve, como si fuera mi refugio. La libertad de manejar. Las charlas de los viajes en la ruta, distintas a todas las cotidianas. Confesiones sin apuro.

Me gusta mi familia, de la que vengo y a la que voy.  Me gusta hablar con los que quiero, escucharlos. Hablar mirando a los ojos.

Amo los ojos que se ríen y se achinan, las miradas sinceras, las pupilas de las personas mayores, como si fueran un CD completo que no acepta más información, pero que sigue brillando cuando se reproduce.

Los besos espontáneos. Los ganados, los sorpresivos, los segundos besos. Las miradas picaras, cómplices, tiernas. Las primeras miradas de amor.

El amor con mi amor, el mejor. Mi amor con mis hijos, sus caritas a la salida del jardín, o cuando me encuentran en los actos entre el resto de los papás saludando con emoción. Amo tocarles la panza, acariciar esa piel nueva una y mil veces. La complicidad entre hermanos. Verlos pintar. Bailar. Escucharlos cantando por la casa. Sus primeros logros y su cara de orgullo, celebrar su imaginación y sus risas pidiendo más cosquillas.  Su inocencia.

Las carcajadas que salen tan de adentro que no dejan explicar el motivo de la risa y siguen interrumpiendo hasta llorar. Los abrazos con match perfecto, de cuerpo entero. Me gustan las manos, lo que logran, lo que cuentan, lo que expresan. El olor a mezcla de caramelo y tierra en las manos de los chicos.

Me gusta el chocolate cuando se funde y brilla, el olor a pan caliente, pasar las manos por bollos frescos. La albahaca. El arroz con leche. Que el horno con un budín casero de rehén me invadan toda la casa y lo note apenas entre.

El tabaco fresco, el café tostado, mi infaltable cortado con mucha espuma en cualquier momento del día.

Amo la música, el baile, el carnaval en toda su expresión, creer que Frank Sinatra canta para mi, siempre para mi.

La frase “me vuelvo loco” y todo lo que viene después, traducido en relatos apasionados, así sea por tejer a crochet y yo no lo entienda, disfruto ver lo que provoca en quien lo siente.

Me gusta la ceremonia del cine, mirar películas descalza, encontrarlas empezadas en la tele y verlas 100 veces más. El delirio de Woody Allen, los gritos exagerados de Will Ferrell, el humor de Les Luthiers, la cabeza de Clint Eastwood.

Seguir esperando que Meryl Streep se baje de esa camioneta en los Puentes de Madison cada vez que la vuelva a ver.

Las publicidades ingeniosas, Mafalda completa. Ver fotos viejas en detalle.

Me gusta el fútbol, ver como explota la cancha cuando entra el equipo. La cara desencajada del que hizo el gol, en HD slow motion, mejor de noche, mucho mejor con lluvia, y muchísimo mejor en el último minuto del suplementario.

Lo sanguíneo del tango, del flamenco. Los aeropuertos. Sentir la arena en los pies después del invierno renovando sensaciones. Encontrar amigos entrañables después de años, recibirlos, agasajarlos, cocinarles, compartir mi casa entera.

Encontrar el regalo perfecto y pensar en la sonrisa de quien lo reciba.

Me gusta el azul, el olor a cuero y las calles empedradas. Abrir la carta de un restaurant. Entrar a un hotel por la mañana, con el aroma al desayuno y un ruidoso silencio.

Que lleguen las fresias, que llegue Septiembre, gritar como ayer cuando apareció el primer jazmín de mi jardín.

Me gusta ser mamá.  Me gusta tener una lista eterna de “Me gusta”, que casi no hayan aparecido cosas negativas, y que no me haya costado hacerla.

Me encantó mi viaje mental sonriendo, con cara de estar mirando una suelta de globos, recorriendo mil momentos para llegar a este resumen, sabiendo que entre cada coma hay una historia atrás.

Me gusta sentirme rica, porque no necesito muchos recursos para repetir estas sensaciones. Puedo no tener un peso y que esta lista siga siendo la misma, o que quizás se enriquezca, valorando más lo que ahora me parece obvio.

Me gusta saber que para ser feliz sólo tengo que seguir coherentemente conectada con los sentidos.

Ese viaje mental que empezó en el micro el martes pasado, siguió mi recorrido entrando a casa, con la sensación similar a haber vuelto de vacaciones. Ese martes miré las cuadras con otros ojos, tardé más volviendo del jardín, mirando como Cori paraba a tocar y oler las flores de la vereda mientras me preguntaba a repetición: “¡¿Te gutan la floesh mami?! ¡¿No eshierto?! ¡¿Te gutan?!

Mi cara tenia mil pulgares para arriba, ¿me los habrá visto en la sonrisa? Quizás si.

Es probable que ella ya este haciendo su primer lista y yo no lo sepa. El pasional de su hermano ya la manifiesta, con exageraciones como “El yogurt es lo que más me gusta tanto del mundo completo”… y otras similares.

Mis viajes son largos, no tan distintos a los de muchos de ustedes. Aunque el medio de transporte no es indispensable, puede ser en la ducha, en la cama antes de dormir, en el momento que quieran. Hagan su lista, viajen sin pasaje a todos los momentos que definieron sus gustos nuevos, que los hicieron descubrir sabores, placeres, sensaciones que aumentaron el umbral, que generaron cosquillas en los cachetes, piel de gallina, ojos brillantes, de emoción o de adrenalina.

Les deseo unas buenas vacaciones mentales inmersos en su lista, antes de las vacaciones físicas, ¿reales? colectivas y carísimas que están por llegar. Será una rica experiencia. A ver cuál de las dos gana…

Madre Hotelera

Anuncios

Acerca de Hotel Madero

Hotel Madero es el lugar elegido por viajeros de negocios y turismo de todo el mundo. Cuenta con 197 amplias habitaciones, 7 salas de runión equipadas con la mas alta tecnología, restaurante, bar, spa y sala de musculatura, y el mejor servicio personalizado.
Esta entrada fue publicada en Buenos Aires, HM, Hotel Madero, Madre Hotelera y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s