Espejito espejito, por Madre Hotelera

espejito espejitoLa televisión y yo tenemos una relación que lleva más de 30 años. Cuando era chica me generaba intriga como a cualquiera, sin poder entender cómo tanta gente junta entraba en una caja, cambiando escenarios o dando noticias. Veía carteles perfectos y dibujitos, que luego de varias elucubraciones, un día memorable descubrí que eran realmente dibujados en secuencia, con todo lo que eso implicaba. Fascinante me parecía, me imaginaba miles de personas trabajando para lograrlo. Y si a mi no me quedaban parejos los carteles con marcador, ¿Por qué sus colores salían tan uniformes? Eso me llevaba a perfeccionar el trazo una y otra vez, buscando alcanzar lo puro de las placas en pantalla. Resultaba imposible batallar contra lo que lograba una computadora, pero yo no lo sabía.

La tele nunca la veía sin mirar. Con el correr de los años me di cuenta que la estudié siempre. Más de una vez quise rotarla para ver el otro frente, pero la caja no era tan interactiva como yo creía. Me asomaba a los costados cuando quería un plano distinto, algo que a veces veo en mis hijos mientras miran sus películas.

Curiosamente, de todo lo que pasaba en ese cubo indescifrable, lo que más me atraía eran los programas de humor y los reportajes, pero reportajes no a economistas o políticos inentendibles para mi, me encantaban las entrevistas a los actores, escucharlos a ellos, sacarles los mil personajes de la cara y ver que no pensaban como el malvado que protagonizaron en su última novela. Me atrapaba escuchar otro tono de voz, su cadencia real al hablar, no la forzada o exigida. Me preguntaba siempre cómo harían para hacerme creer que eran el loco, el estafador, o el tímido, apostando a que no lo lograrían en el siguiente papel, y sin embargo siempre volvía a caer.

Con los años mi relación con el cubo se redujo a dibujitos para mis hijos, noticieros lamentablemente necesarios de chequear, y algunas sitcoms extranjeras, aunque cada vez que encuentro un reportaje, la atención vuelve, creyendo además que entrevistador y entrevistado están en el living de mi casa, que podría servirles un café. Ahí es la parte en que yo también me meto adentro de la caja, me creo parte de tal intimidad. Esa persona se está abriendo para que yo la escuche.

De todos los encuentros que tuve en mi living virtual con nacionales o extranjeros, hay un denominador común: pocos de ellos tienen la personalidad que imagino. Lo que armo no tiene mucho que ver con lo que se trasluce en sus dichos. Tienen otra mirada, transmiten otras cosas. La mayoría han sido relatos de personas tímidas, muchas veces con historias oscuras o tristes. En otros casos encontraba a alguien totalmente optimista, siendo la antitesis a lo que esperaba escuchar. Quizás hayan tenido que tocar el fondo de su sensibilidad para conectar con distintas facetas, no lo sé, es un mundo desconocido para mi, debería estudiar teatro para entender sus recursos.

Me asombra que alguien al que le transpiren las manos por entrar a una reunión en la que no conoce a nadie, pueda pisar un escenario y que no le tiemble un pelo ante miles de personas.

Pienso en qué momento se disoció de esa forma, cómo todo ese aplauso no le brinda la seguridad que sí le da a alguna de sus tantas otras caras aprendidas.

Me choca y me fascina. Va contra mi imaginario y lo que idealizo, contra la imagen que construí de ese artista.

Me pasa con los actores, me pasa con los cantantes, aunque a estos últimos si además componen, resulta más fácil leerlos entre líneas.

Ayer viendo un reportaje de un cantante que quiero, lo observaba hablando con una mezcla de asombro e incredulidad, afirmando que ni siquiera cuando llenó un estadio completo se sintió seguro de lo que hacía.

Con su frase me quedé hasta la hora de dormir, pensando en qué más le haría falta para reafirmar su talento, ni siquiera digo su fama, que para mi son dos cosas totalmente distintas.

“Cien mil moscas no pueden equivocarse” decía un graffiti sobre un tacho de basura en The Benny Hill Show.

Setenta mil personas cantando con sentimiento un mismo tema, entiendo que tampoco, sin embargo él no logra pensar que es suficientemente bueno. Quizás le sirva de incentivo para seguir superándose, recurso válido si le funciona. No lo veo como falsa modestia, su tono de voz al hablar también transmite eso de no poder creerlo, como si tanta gente estuviese loca por elegirlo.

Extrapolando realidades a las no celebrities que nos rodean, pienso en cuántos talentos anónimos conozco, que lamentablemente no se animan a salir del cascarón, y cuántos sin contenido están en una posición que no les pertenece.

Por qué esa exigencia asumiendo que para estar en el lugar que corresponde “hay que ser como”… ¿Cómo quién?… Parece ser que siempre está en otro ese toque final, y para mi ese otro, simplemente es alguien que se anima.

Nuestros talentos obvios son a veces inalcanzables para el resto. Digo obvios porque de alguna forma a veces subestimamos tenerlo y creo que un porcentaje no muy alto, logra explotarlo como debería.

Parece que hiciera falta un tribunal para decirnos en qué somos buenos (nunca en qué somos malos, eso ya lo sabemos de memoria), para arriesgarnos a un poco más de exposición. Animarse a explotar por completo.

Todos tenemos nuestras construcciones mentales acerca de los 5 “Must” a cumplir para lograr convertirnos en lo que anhelamos. Lo mágico diría, es que al momento de compartir esa lista, de diez personas que deseen lo mismo, habrá 50 motivos y caminos diferentes para alcanzarlo. En cada uno de esos hay una justificación que se va cocinado entre miedos y barreras simbólicas que no dejan avanzar.

¿Y si por una de esas casualidades nos dan un día de gracia para probar ser como tal NN admirado?… Mmmm… ¡papa caliente en la mano! ¿Qué haríamos? Si bien en nuestra cultura todos somos DT frustrados, creo que en muchos casos habría más de una grata sorpresa.

A mi hijo de 4 años la ropa le marca la habilidad, asumo que el patrón se fija por asociar máscaras y capas con súper poderes, aunque el ambo también es power. Un día volviendo del jardín, lo veía observando dos señores de traje y corbata.

– ¿Viste ma? esos señores trabajan de inteligentes… mirá los trajes que se punieron.

Ya irá descubriendo que los científicos, filósofos y creativos andan de zapatillas, y varios de los que usan traje no usan su cabeza como Juan espera… ni como uno quisiera.

Ya irá descubriendo el concepto de espejitos de colores y espejos reales, que espero no los cubra con capas finas de complejos que no lo dejen avanzar.

Estos artistas, como una poeta totalmente desconocida ayer dijo, le han dado sentido al miedo creando belleza. Le han faltado el respeto a algunos preconceptos y han avanzado. Su talento superó su nube mental, por suerte para quienes lo consumimos.

Para quienes estamos en otro sub mundo, fuera del televisivo, con metas que ellos jamás compartirían, estaría bueno al menos pensar en materializarlas focalizando en corregir los medios que ahora lo hacen lejano e imposible. Siempre hay un motor por ahí que nos empuja, un “qué ves cuando me ves” que sirve de descorche para una cabeza rígida. Esa última palmadita en la espalda que nos hace avanzar. El famoso “vos te tendrías que dedicar a esto” dicho por alguien que respetemos, pensando en el momento que eso como medio de vida sería imposible. Será que es tan anhelado que quema imaginarse trabajando de algo que llene, que nos permita brillar por completo, y no una sola parte del día…

Quizás sean los protagonistas de algún reportaje que me atrape en el cubo mágico dentro de un tiempo. Quizás llenen un estadio con su voz, expongan su arte, escriban su primer libro, lleguen a tener el puesto que desean… ¿Quién sabe?

Quizás el espejo muestre más cosas de lo que ustedes ven.

Quizás leer esto les de ganas de comenzar a limpiarlo, eso espero, la sorpresa será un gran hallazgo.

Madre Hotelera

Anuncios

Acerca de Hotel Madero

Hotel Madero es el lugar elegido por viajeros de negocios y turismo de todo el mundo. Cuenta con 197 amplias habitaciones, 7 salas de runión equipadas con la mas alta tecnología, restaurante, bar, spa y sala de musculatura, y el mejor servicio personalizado.
Esta entrada fue publicada en Buenos Aires, HM, Hotel Madero, Madre Hotelera y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Espejito espejito, por Madre Hotelera

  1. alguien me dijo una vez estando en mis peores momentos de mi vida que tenia mucho potencial para dar,para ofrecer,como esa palmadita en la espalda que te alienta te da animo y me preguntaba yo quiero hacer cosas que me gustan pero me preguntaba……sera para tanto lo que me esta diciendo,no puede ser me lo dice porque me quiere pensaba y me dijo:EMPRENDE TODO LO QUE PUEDAS HACER O HAYAS SOÑADO HACER……..el arrojo lleva consigo:GENIO,FUERZA,Y MAGIA.y me dejo pensando,y me di cuenta que asi no estoy bien pero no cambio nada,que puedo hacer pero ni empiezo ni acabo.y hay una cancion que dice:Luchas contigo esta vez no puedes salir corriendo,es tan fuerte tu tormenta que fueras vez mojado el suelo y no sales y no recuerdas que tus botas nunca te fallaron que pisaste mil tormentas y siempre te has salvado,solo tuviste que andar solo creer en tus pasos,eres tu quien sabe mas,eres quien saldra ganando……Hay tanta fuerza que debemos romper el silencio que abrazas,silencio de miedos,silencio de planes que son posiblesy tenemos las llaves si dejamos atras la pregunta de como saldran esos planes esas ganas de hacer de cumplir nuestros sueños.Silencio y respuesta hay que elegir el que sea la que nos haga bien,la que no duela.Veras como se habre una puerta,solo debemos entrar…….QUE DIA NO SALIO EL SOL,QUE DIA NO DESPERTASTE.Recuerdas cuando creiste perderte y te encontraste.Tan facil como que vives que sueñas,que sabes lo que quieras,que si nos animamos a entrar tambien podemos salir.Ypor ultimo cuando me vuelvo a encontrar con esa amiga que siempre me alienta,que me dice que soy: como los alamos, que puede venir una tormenta, pero no me pueden arrancar las raices.Y sigo aca con mis sueños y todo esto espero que les guste me dejo una enseñanza,que la transforme en cancion:LOS PENSAMIENTOS PERTENECEN A TU CORAZON,SENTIMIENTOS REALES SON,Y SIEMPRE HABRA UN SUEÑO POR REALIZAR;ALCANZAR LA META SIEMPRE Y NO RENDIRSE;…..SENTIRAS EN TU CORAZON ALGO ESPECIAL Y TUS SUEÑOS MUY FELIZ TE HARAN………….Y A VIVIR LA VIDA. CON CARIÑO:FABIANA.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s