Únicas, por Madre Hotelera

Unicas, por madre hoteleraUstedes, yo, todos tenemos en la vida, días que resultan memorables. Los elegimos por distintos motivos, tan únicos como el libro interno que se despierta cuando ese momento llega. Palabras, voces, sabores, noticias, encuentros… Yo quiero un grabador de olores, pero todavía ningún oriental lo ideó. Será que los quieren dejar así libres, con su exclusiva naturaleza quizás. Esos disparadores que revolucionan se graban en archivos de extensión .nomevoyaolvidarnunca, porque un .doc les queda chico. Irrepetibles siempre. Mejores o peores, pero nunca iguales.

A mi estudio de grabación mental le gusta mucho el registro del contexto, de los detalles, las miradas de los protagonistas, lo tácito, y esas libres interpretaciones que también quedan grabadas aunque no hayan sido dichas, porque para las mujeres, siempre hay silencios con voz propia.

Uno de mis .nomevoyaolvidarnunca favoritos lo grabé bajo un cálido sol de mayo, con un elenco reducido, muy íntimo y un audio inmejorable: corazón latiendo bien fuerte convirtiendo un consultorio prenatal en una rave, y sólo tres palabras: es una nena. Un doctor confirmando que en mi panza estaba ella, mi Corita hermosa y toda su ternura esperando para salir, con esos ojos llenos de paz, con su dulzura silenciosa.

Quería una nena, la esperaba. No para justificar un revival de peluquería de muñecas, lejos de eso, lejísimos diría. Lo que yo deseaba era tener ese reflejo en otros ojos, la complicidad, la compañía, eso inexplicable que sin buscar mucho, aparece siempre en el vínculo con otra mujer. Quería ser testigo de sus mil transformaciones, de su cabeza intrincada, inquieta, de sus complejas emociones. Quería ver como crece una mujer y verla con mis ojos de mamá.

De esa tarde de sol, pasaron más de dos años. Su dulzura no es más silenciosa, ya no son sólo sus ojitos los que se expresan, ahora ella habla entera, su cuerpo, su cara, toda ella habla…y habla… y habla… ¿Por? ¡Porque es mujer!… y evidentemente viene con el instructivo.

Ahora su papá le pide besos a los que ella se niega de inmediato, para luego volver con mirada pícara respondiendo al pedido. Una proyección no muy elaborada arrojaría que en unos 12 años más la llamarán histérica lisa y llanamente. Naturaleza pura. ¿Por qué lo hace? No lo sé, a mi no me imita lo juro. Será parte de nuestra compleja construcción de causa-efecto quizás. Si a un hombre le pregunto qué sale de mezclar azul y rojo, responderá violeta y hará silencio. A nosotras la mezcla nos da color obispo, uva, berenjena, un poquito más púrpura diría, morado, magenta no tanto porque necesita luz, no es exactamente así, peeero… somos vuelteras hasta el apellido, por más concretas que nos consideremos, para nosotras siempre hay más de una respuesta a un interrogante.

Y si tienen alguna duda, lleven su cabeza a la última reunión con amigas que hayan tenido, a ver quién de ustedes está capacitada para decir como terminó cada debate iniciado… ¡Imposible! Todo tema recibe tantas verdades absolutas como mujeres participen, dedicándole tiempo y nuestro decálogo de consejos a lo que venga, porque si la experiencia no es propia, la amiga de una amiga seguro lo hizo “y dicen que funcionó”. Súbito y sin fin aparente, el tema se cortará con otro, y otro más, y así la tarde entera. ¿Conclusiones? Generalmente ninguna, pero hablamos de todo, perdón, cacareamos de todo, con un tono ensordecedor. Esos encuentros deberían filmarse, tendrían un audio pésimo y caras imperdibles. Somos italianas cantineras revoleando brazos, ojos y melenas. El cuerpo entero acompaña en relatos graciosos, picantes, ansiosos diría. Y cuando ya no podemos seguir la charla de una punta de la mesa porque perdimos el hilo, nos metemos en la del otro extremo con total intensidad, como si tuviésemos data completa desde el inicio, y empatía 100%, claro está, pudiendo pasar de la risa al llanto en un segundo. Mesas de lujo. Todo afuera, el corazón arriba de la mesa, y una vergüenza que brilla por su ausencia.

Esa versatilidad femenina nos da poder para lograr unos catorce mails hablando de la marca de detergente que usamos. Es así. Nunca un SMS de una línea. Firmo donde sea que los 140 caracteres de Twitter los impuso un hombre. Nosotras queríamos el doble. Es así señores, y ni piensen en  juzgarnos. Ya sea al detergente, a los dientes de Obama, a una red carpet, al hambre en el mundo, a todo le podemos dedicar una charla extensa.

Un grupo de mujeres jamás podría robar un banco, se chistarían en plena acción para preguntar donde compraron las botas con esa suela divina para la ocasión. ¡Nuestra vida es eso! Necesitamos expresarnos. Diez varones reunidos deprimidos, pueden hablar dos horas de la defensa de Godoy Cruz del último domingo. Nosotras en el camino al encuentro ya pensamos como tiraremos el tema arriba de la mesa.

Ni la cabeza ni la lengua paran nunca. Si no tuviésemos esta fisonomía, seríamos como el muñeco de Sugus, no lo dudo. Cabeza enorme, ideas más cómodas quizás, que bueno estaría…

En unos años ya me tocará escuchar a mi pequeña protagonizando todo lo dicho, hablando de amores, de estrategias de conquista, de entretelones femeninos dignos de periodismo amarillo. La notaré desquiciada atacando chocolates e hidratos de carbono en ciertos días del mes, llorando a mares con cualquier película romántica, así la haya visto diez veces y conozca todos los diálogos. Seré testigo de sus cambios de look, de su disconformidad eterna por un pelo lacio o enrulado, de la búsqueda frenética -a una hora del evento- por ESE vestido que vio a cien cuadras, porque el “no tengo nada para salir” nunca dejará de existir, está en las santas escrituras, nos acompañará hasta el geriátrico con el batoncito floreado.

Hasta el día en que toda esa ropa que fue coleccionando deseará no tenerla cuando sea ella quien la deba lavar. Males necesarios, aunque creo que no le importará, lo hará así vuele de fiebre o esté enyesada, porque parar es último recurso. Tendrá en la cabeza el tender, la familia, la comida, el trabajo, su pareja, la paz mundial, la celulitis, la gotera del vecino, el pronóstico extendido, sus amigas con sus conflictos y alegrías, su casa… ufff, suena agotador. Puede ser, pero estamos hechas para todo eso… y más también. Somos finas topadoras de última generación. Nuestros ojos captan todo (sobre todo vidrieras aunque pasemos corriendo) y nuestra mente ni les digo.

Mujeres… mujeres… ¿Qué sería de este mundo sin nuestro toque final? Criticables o adorables, pero imprescindibles. Muy mujeres. Muy especiales. Que nadie les haga creer que no lo son. ¡Tenemos un día acaso! Somos power y este viernes es todo nuestro.

A todas las sensibles, luchadoras y bellas topadoras, de cutis adolescente o manos arrugadísimas, les deseo un feliz día de la mujer. Que este viernes puedan registrar uno de esos .nomevoyaolvidarnunca especiales que tanto nos gustan, si no… ¿De qué hablaremos con las chicas?

Madre Hotelera

Anuncios

Acerca de Hotel Madero

Hotel Madero es el lugar elegido por viajeros de negocios y turismo de todo el mundo. Cuenta con 197 amplias habitaciones, 7 salas de runión equipadas con la mas alta tecnología, restaurante, bar, spa y sala de musculatura, y el mejor servicio personalizado.
Esta entrada fue publicada en Buenos Aires, Fechas especiales, HM, Hotel Madero, Madre Hotelera y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Únicas, por Madre Hotelera

  1. Silvina dijo:

    espectacular Luciana! que linda forma tenes de decir las cosas! te mando un gran abrazo desde Bogota, donde estoy grabando en mi memoria muuuuchos novemoyaolvidarnunca … beso enorme y feliz día para vos y Cori!

  2. Lu como no voy a saber de qué hablás, te olvidaste de decir que para nosotras no hay figurita difícil, al menos eso es lo que creen nuestros seres tan queridos , o tal vez nosotras mismas se lo hemos hecho creer diciendo SI a todo, me encantó tu forma de decirlo y comparto plenamente tu captación de esta realidad que nos toca vivir y la disfruto, la disfruto como si se fuera a acabar mañana, con toda mis fuerzas, te mando mis deseos de que pasen un feliz día las mujeres de esa casa, beso inmenso para todos!!!

  3. Alejandra dijo:

    Me emocionastes mucho, Luciana!!!
    Son tus palabras muy acertadas, con a calidez y la sencillez que las comunicas …
    El día de la mujer es todos los días, merecemos el respeto, el lugar y la escucha simplemente por ser seres humanos.
    Si por abarcar mucho, somos histericas…. por equivocarnos no somos nada.
    Simplemente somos seres humanos que queremos compartir con el otro, si dejar de ser individuales y personales.. Simplemente Ser.!
    un beso enorme, y feliz día a todas nosotras…

  4. Juli dijo:

    Nuestra amistad está en mi gran folder .nomevoyaolvidar, junto con los otros “archivos” de esta extensión especial – sobre los que ya charlamos y sobre los cuales nunca dejaremos de charlar. Feliz día Wonder Woman. Con amigas como vos, me gusta aún más, ser mujer.

  5. quiero contarte el estado tan lindo que me dejo esta lectura, atravesando recuerdos , identificandome, divirtiéndome y emocionandome, todo junto , feliz dia MUJER , CON TODAS LAS LETRAS , sabes que mi vocabulario a veces es un poco bruto , pero la verdad , que sos una BESTIA, no te podes imaginar lo que genera en una persona estas palabras, que caricia significaron para mi mate de esta tarde…..gracias ,porque encima de todo , sos mi amiga…..de esas grosas que siempre saben lo que me pasa , esa cosa de mujer bruja que tenes siempre , no es el dia del amigo pero te lo digo igual,eso si…..en la parte de la defensa de Godoy cruz estoy c ellos por varonera y futbolera…. jaja cuanta verdad tan bien redactada .te admiro mucho

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s