The one and only, por Madre Hotelera

The one and only, por Madre Hotelera 2“El hombre nunca puede saber qué debe querer, porque vive sólo una vida y no tiene modo de compararla con sus vidas precedentes ni de enmendarla en sus vidas posteriores. No existe posibilidad alguna de comprobar cuál de las decisiones es la mejor, porque no existe comparación alguna. El hombre lo vive todo a la primera y sin preparación. Como si un actor representase su obra sin ningún tipo de ensayo.”

Nosotros y nuestros por qué (no) le dije, por qué (no) lo hice. Innumerables arrepentimientos viscerales y en mute ante un espejo sin respuestas.  Sonríanle cómplices al monitor pero no los nieguen, esas escenas en el baño las tuvimos todos.

Cuesta arrepentirse, cuesta enmendar una situación, conseguir una nueva oportunidad, porque ya desde el clima hasta la cabeza, nada es lo mismo que haberlo hecho en el momento Kodak, en ese instante justo, perfecto.

Cuesta, pero se puede, en la mayoría de los casos podemos remediarlo, buscar la charla, construir desde los hechos o desde el diálogo.

Es que la palabra es poderosa, pero lamentablemente -o quizás no tanto- no es una facultad popular. Existe otro idioma más allá de ellas, porque todo lo que nos rodea se expresa a su manera. Nuestros enojos humanos gritan fuerte, los animales reclaman con sus sonidos o ataques, ¿y la tierra…? Uy la tierra cuando se enoja… ¡Hold on tight Catalina! No se mide, no pretende quedar bien, no disimula nada, se desboca, se expresa en grande, tal como es.

Y vaya si tiene motivos para la ira pobrecita. La exprimimos, tomamos todo de ella, sin pensar mucho en cómo podrá reponerse. Tomamos hasta su somatización, le generamos depresiones en su sistema inmune cuando no la cuidamos, y los remedios para curar sus gripes nos terminan costando sumas millonarias.

Llora angustiada cuando algún coleccionista caprichoso decide quitarle sus animales, cuando sin pensarlo mucho le cambian su atuendo verde favorito, por un oscuro color cemento. Odia tener más calor que de costumbre, a ella le gusta el agua pura y el aire limpio -como a todos los que la habitamos-. Ahí es cuando no puede contenerse, su llanto es un vendaval que arrastra todo a su paso, tapándole nariz y boca, totalmente indefensa.

Y sí, somatiza, se expresa, tiene todo el derecho del mundo. Está estresada y vieja la pobre, aunque rejuvenezca a diario -porque el público se renueva-, y la muy coqueta quiera verse verde, tupida, fresca, con la piel hidratada.

Nosotros para lograr ese efecto, le pedimos prestadas algunas de sus creaciones magistrales, porque también nos queremos ver bien, seguir avanzando. El problema es que a veces los avances no terminan de ser cuidados del todo. Industrias enteras nos invitan permanentemente al cambio, a probar el último modelo de, y con cada subida de escalón, un nuevo desecho que se genera, que no se recicla, que se arrumba por años vaya a saber donde.

Cada vez más basura, de la natural, a la que estamos acostumbrándonos a tratar de a poco, y de la no tan natural, para la cual todavía no hay tacho inventado.

Avances brillantes que tienen su lado oscuro. Grandes estrategias de obsolescencia planeada que omiten incluir en el instructivo cómo comportarse con aquello que se deja. Ya que el afán es estar siempre un paso adelante, eso sí que sería hacer futuro.

“Es una pila nada más… ¿qué va a hacer?, sabés las miles que se tiran, por una no pasa nada”. Y sí. Es un grano de arena. Es como el voto y esa inconciencia o negación de que uno sólo no mueve la aguja. El problema es que el resultado es la suma de muchos unos juntos, que sí mueven, que ganan o pierden batallas, que tuvieron en sus manos por un rato, la decisión y el poder de hacer lo correcto.

A esa actitud se le suma otro inconveniente: todo nos parece obvio (al menos en Buenos Aires), el agua, las rutas con kilómetros de pasto alrededor, las vacas y ovejas apenas salimos de la capital, sin considerar que este paisaje del otro lado del globo, de obvio no tiene nada, de nada, de nada.

En el mundo mueren 6.000 chicos por día por falta de agua, resulta increíble. Tremendo. Realidad lejana, responsabilidad cercana. Todos podemos hacer algo directa o indirectamente, como nuestros hijos cuando usan una y otra vez la misma hoja para seguir dibujando, porque hasta en el más mínimo rinconcito se puede seguir haciendo arte.

Por suerte esta nueva generación está creciendo con otra conciencia generada más por la educación de la escuela me atrevería a decir, que por nosotros mismos. Cori a sus dos años busca el cesto para tirar sus papeles de caramelo, es SU misión, se niega a los gritos si alguien quiere tirarlo en su nombre. Juan de toda semilla quiere hacer un árbol. Mi sobrino va apagando las luces de los ambientes que no están activos, y apaga el televisor que miran las sillas vacías.

Si los niños fuesen los responsables de baldear las veredas, tendrían la energía para barrer las hojas primero y no jugar a echarlas con una manguera a presión durante dos horas. Y claro… es tan temprano, ¿quién se levanta acaso con ganas de barrer? Nadie, resulta molesto hacerlo. Me pregunto cuanto más molesto sería no tener un vaso de agua potable para tomar apenas empieza el día…

Habrá que pensar en equilibrar el mundo. A algunos nos sobra lo que a otros les falta, y no porque sobre es condición desperdiciarlo. Es un dar y recibir constante. La tierra no viene todos los meses a tocarnos el timbre reclamando devolución de  préstamo. Ya es un costo hundido, sólo pretende que la ayudemos, el problema es que sus llamados de atención movilizan drásticamente, y ahí es el punto donde nos planteamos la conclusión natural: llegamos tarde. Puede que así sea, aunque creo que nunca es tarde, no hay fecha de vencimiento por ahora, con lo cual, todo aporta, todo suma. Hay revancha.

Plantearnos nuestra conducta a mejorar, pensar si es posible, y si lo es, ejecutarla. Desde casa, desde la industria, desde el trabajo, en todos los ámbitos, y sentirnos con la libertad de proponer el cambio, porque no será inmediato, pero las próximas generaciones lo agradecerán.

Por lo pronto desde el Hotel estamos diagramando el desafío de plantar 3000 árboles, queremos hacerle un mimo al planeta, compensar de alguna forma toda la energía que nos regala a diario para seguir creciendo, y el momento es ahora, no hay ensayo como dice Kundera en las palabras que abren este blog, no hay plan(eta) B. Esta tierra necesita acción, pero de la buena.

Jugar a ser Dios por un rato y subestimar su necesidad, sólo cubre agujeros, esos que se destapan de manera furiosa, como en las inundaciones de hace un mes atrás. Prueba y error, yo no quiero más muestras de semejante magnitud por un largo rato.

Nos veo como niños lieros jugando en el patio inmenso de una mamá que nos reta en su idioma silencioso, que es única y simple, que se esfuerza por seguir dándonos lo mejor a pesar que la hagamos enojar, que nos da su belleza, su riqueza y alimento, sin pedir nada a cambio, sólo que la cuidemos entre todos.

Por algo la llaman la Pachamama, ¿maltratarían a quién les dio la vida acaso? Seguramente no, por lo tanto tampoco lo hagamos con ella.

Los invito a homenajearla como una buena mamá perpetua, el 22 de Abril, y todos los días del año. Ella siempre sabrá como agradecer nuestros mimos diarios.

Madre Hotelera

Anuncios

Acerca de Hotel Madero

Hotel Madero es el lugar elegido por viajeros de negocios y turismo de todo el mundo. Cuenta con 197 amplias habitaciones, 7 salas de runión equipadas con la mas alta tecnología, restaurante, bar, spa y sala de musculatura, y el mejor servicio personalizado.
Esta entrada fue publicada en Buenos Aires, Cultura, Eco tips, Fechas especiales, HM, Hotel Madero, Madre Hotelera y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a The one and only, por Madre Hotelera

  1. Natalia dijo:

    Me encanto! Una vision positiva a una leccion por demas dura. Una llamada a la reflexion e invitacion al cambio, al aprendizaje y al crecimiento. La busqueda de un camino mas equilibrado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s