Amigos. Dos puntos., por Madre Hotelera

Dos puntos 4En estos cinco años y monedas que llevo de maternidad, me gustaría haber tenido un diccionario incorporado en la manga para responder en forma sencilla sobre conceptos simples, que a veces a los grandes nos resultan todo lo contrario. Será que los adultos tenemos exceso de información y nos cuesta depurar explicaciones para los receptores más pequeños de la casa, o que simplemente, nos descolocan con sus preguntas.

Hace unos días mientras limpiaba las ventanas de la cocina, Juan se acercó a preguntarme:
– ¿A dónde fue papá?
– A comer un asado con sus amigos.

Silencio… no de los comunes, sino de esos que se perfilan con remate intenso.
– Un asado… con sus amigos… y mamá… ¿Yo cómo voy a hacer cuando sea grande, para saber qué tiene que tener otro grande para ser mi amigo?
Stop. Paró todo, hasta el parpadeo.

El trapito que tenía en mi mano dejó de moverse frenéticamente. El limpiavidrios hizo causa común conmigo, ambos miramos al cielo, invocando a cualquiera que nos arrojara el manual de la simpleza y lograra desbloquear ese pelotón de palabras desordenadas que sólo me hacían balbucear. Y sí, ¡Me compliqué! Lo logró una vez más.

Madre y guía al fin, organicé las ideas y empecé por tranquilizar su proyección solitaria, contándole que varios amigos de su papá están con él desde jardín de infantes, y a otros los ha ido encontrando a lo largo de su vida. Nadie piensa, “bueno, el martes a la tarde voy a hacerme un amigo nuevo”, los vínculos nacen de otra forma, no se proponen, sino que surgen de encuentros de todo tipo, en el lugar más inesperado.

Aparentemente, la explicación fue convincente. De hecho, lo noté entre aliviado y feliz imaginando que algunos de sus queridos contemporáneos, seguirán a su lado pasando los 37. Su cabecita se fue a descansar con un futuro más palpable, más seguro. Linda sensación para los 5 años ¿no?

El tema es que esta vez, quien se quedó pensando hasta la hora de dormir, fui yo… ¿Y qué tuvieron mis amigos de especial para haberlos elegido?

Todo y nada. Simpleza y complejidad juntas, sólo que en un mix perfecto para combinar conmigo. No los elegí, en todos los casos sentí que fue mutuo.

Una charla, un gesto tibio, un abrazo de ojos cerrados, una palabra justa, tantas cosas hay en esa lista. De cada uno tengo momentos grabados, que seguramente serán diferentes a los que ellos recuerdan cuando piensan en mi.

Para mi son una familia extendida, un privilegio absoluto. Quizás debería contarle mejor a mis hijos lo que completarán su vida cuando sean grandes, la cantidad de hermanos y primos de diferente apellido que tendrán, que ahora ni les conocen las caras y en un futuro serán quizás inseparables.

Irán descubriendo sin diccionario, el significado de alguien incondicional, confidente, íntimo. El concepto se lo formará nada menos que la práctica. Sentirán un orgullo muy personal cuando repasen las fotos de sus cumpleaños y en todas estén las mismas caras compartiendo crecimiento y anécdotas.

Ojalá en ese camino experimenten pocas desilusiones, porque a veces duelen tanto o más que una amorosa.

Me los imagino armando sociedades en su adolescencia, con nombres bien power para distinguirse, encontrar su identidad, e ir de a poco descubriendo el famoso camino de los códigos, los famosos códigos, absolutamente tácitos, sin voz, pero con mucho voto.

Imagino que serán felices cuando vean que su contención vale, ayuda, sana, y que su abrazo reparte el peso de lo que sea, de una alegría o una tristeza. Se sentirán plenos cuando vivan la libertad de mostrar sus lados más oscuros sin que nadie los juzgue, como también cuando estén en la cima y se corran un poquito para compartir ese lugar… porque compartido se siente aún mejor.

Deseo de corazón que encuentren su par, su mitad, sus cuartos, que los repartan como más les guste, sin poner rótulos, sin comparación.

Podría seguir escribiendo esta lista de deseos y descripciones a la que Juan me ha llevado, pensando que cada lector tendrá a su vez la suya con diferentes prioridades, con lo cual la mía los dormirá.

En este momento, sólo este texto en mi celular ilumina el cuarto donde lo escribo, un cuarto y una ocasión muy especial. En esta semana de vacaciones, la editorial se mudó del micro a la habitación de un hospital, en la cual estoy pasando la noche junto a mi amiga a la que admiro de pies a cabeza, por traer su cuarto hijo al mundo, y por varias cosas más. Cuidados, mimos, de todo un poco, un picnic de privilegios y amistad, para mi, simplemente inolvidable.

La noche y las emociones, me han llevado a poner por escrito esta pequeña lista. Quizás decida prescindir del manual mágico, y darle mi propia definición a Juan cuando llegue a casa y él recién se despierte. Creo que sería algo así como: “Amigos. Dos puntos, ¡ahí está! Dos puntos… que van siempre juntos, que a veces les toca estar arriba, otras abajo, pero siempre siguen juntos. Que solos son un punto final, y juntos son el inicio de mil historias. Dos puntos que comparten su esencia, que apuntan para el mismo lado, que se esperan siempre, sabiendo que si sacan ventaja pierden su sentido, y que si van a destiempo no funcionan en su esplendor.” Y cierro comillas entonces, en mi definición de la Real Academia Hogareña.

Este 20 de Julio, espero que se armen de inspiración todos sus manuales caseros, y logren una buena dedicatoria para quienes nos bancan a diario en vivo y en directo ya sea en el barrio, en el club, en la oficina, en el bar, en la peluquería, por mail, teléfono, facebook, twitter, whatsapp, skype… ¡Por donde sea que los volvamos locos!

Brindis, salud y amor, y un enorme gracias por estar ahí siempre, cada cual, con su particular definición, tan única y especial, como un amigo.

Madre Hotelera

Anuncios

Acerca de Hotel Madero

Hotel Madero es el lugar elegido por viajeros de negocios y turismo de todo el mundo. Cuenta con 197 amplias habitaciones, 7 salas de runión equipadas con la mas alta tecnología, restaurante, bar, spa y sala de musculatura, y el mejor servicio personalizado.
Esta entrada fue publicada en Buenos Aires, Eventos, eventos sociales, Fechas especiales, HM, Hotel Madero, Madre Hotelera y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Amigos. Dos puntos., por Madre Hotelera

  1. Gabriela dijo:

    Hermosas tus palabras como siempre Madre Hotelera! sos lo mas! ya lo comparto con mis amigas! abrazo. Gabi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s