Welcome Mr. Charming, por Madre Hotelera

brindisA usted me dirijo hoy, 2013 intenso, retórico, implacable.  De personalidad fuerte, por llamarlo de alguna forma, para saludarlo en estos últimos días que le quedan ejerciendo su carácter tan distintivo.

Sabrá que de este lado, quien le escribe es una mujer que le ha dado una cálida bienvenida allá por el mes de Enero, ¿me recuerda?…quisiera creer que sí, aunque claro, habrá visto tantas caras alrededor del mundo, que sería muy egocéntrico de mi parte pensar que registra alguno de mis rulos.

Yo sí lo he tenido bien presente en estos doce meses, hasta me animé a personificarlo, crearle una cara y un singular estilo. ¿Le da intriga?…Le cuento, pero prométame que no se va a enojar. Se parece usted al maestro Pai Mei de Kill Bill, pero en mi versión imaginaria lo puse más latino, incapaz de matar una mosca, aunque no por eso menos sabio ni malhumorado. Como una Beatrix Kiddo bastante más baja, lo he visto empeñado en que sus seguidores se sacrificaran lo suficiente para crecer en todo sentido, y sepa maestro, que a pesar de sus malos modos, me veo en la obligación de agradecerle en esta símil entrega de diplomas pre navideña.

Reconozco que ha sido lo suficientemente ingenioso para llegar a que hoy sólo le dedique un “gracias”, pudiendo prescindir sus gastados oídos de mi balance anual. El motivo del cambio es que su entrenamiento ha modificado mi modus operandi. Ya no ando por la vida corriendo para llegar a esta época lo más entera posible, como si tuviese que entregar la tesis anual, sino que estoy convertida en una suma de pequeños balances mensuales, hasta quincenales me atrevería a decir. Digamos que gracias a usted conocí esto del amor fati, y si bien del universo de situaciones que me ha regalado, no he amado a todas, desarrollé una suerte de aceptación valiente de los hechos, utilizando a pleno todos mis recursos, administrándolos de la forma que mejor me ha salido (y no se le ocurra mostrarme el boletín con mis notas,  porque yo estoy muy conforme con mi desempeño).

Podría calificarlo con una ambigua palabra que amo de mi hija, por su inocencia y porque hace un año que la dice y continúa sin definirla por completo. Según su vocabulario, usted ha sido “Difácil” para mi escala. Repito, para mis parámetros. Ya sabe que no soy tan ciega como para quejarme frente a otras realidades. Estoy entera, tengo salud, amor, la familia que soñé, amigos, trabajo y una cabeza que funciona. Sólo que usted ha venido bastante cargado (la parte difícil), y en mis largas horas tratando de descifrarlo, he podido con sus batallas (la parte –hoy- fácil).

Con lo cual, sintiéndome algo más grande, y con la sensación de haberme ganado cierto derecho a los buenos deseos, le solicito que cuando haga el hand over con su colega el 2014, le transmita mi siguiente lista de pedidos navideños:

         Quiero un verano con calor tropical en la playa y 23 grados constantes en la ciudad                                                      – con luz y agua en todas las casas –

Ok, arranquemos de nuevo.

Quiero luz para todo el año, de la real necesaria, y de la simbólica para almas un tanto oscuras, para situaciones difíciles que no encuentran salida, para mantener siempre la esperanza.

Quiero un Enero con nuevos sueños cumplidos de aquellos que nunca vieron el mar, un Febrero invadido por un San Valentín que revalorice las uniones, que lave la cara despabilando indecisos, que pique a los dormidos, que inyecte una cuotita extra de tolerancia y ojos nuevos cuando el amor tienda a desmoronarse.

Quiero un Marzo con aulas llenas, quizás con lápices gastados, pero presentes. Con cabecitas que se sientan importantes, que puedan tejer un año cumplido de estudio y elijan con ganas volver al siguiente.

Quiero un Abril sin vendavales. Quiero un año ya activo a esa altura, con proyectos vivos, con iniciativas colectivas, con ganas de mejorar el escenario, de lo general a lo particular.

Quiero que cuando el frío empiece a apremiar, les llegue una taza de algo caliente a todo aquel que lo necesite. Que sigamos distinguiéndonos por la solidaridad espontánea y por no dudar un minuto en dar una mano a los que menos tienen.

Quiero una primavera en la que se abran capullos y también cabezas, que los brazos se levanten como para querer tocar el sol, que se recarguen las sonrisas, que se baraje para dar de nuevo si la situación amerita.

Quiero un futuro verano sin hartazgos, con un cansancio natural para esa instancia, pero livianos por haber hablado todo, por haber peleado, haber caído, por haberse levantado las veces que usted, provisorio Mr. Charming 2014, haya puesto alguna piedra en el zapato. Quiero seguir construyendo herramientas para batallar cuando sea necesario.

Y quiero amor, sí, siempre quiero salud y amor, los 365 días. Una glotonería lo mío.

Sé que el universo no será el responsable de conceder estos deseos, ni el éter, ni el genio de la lámpara, con lo cual mientras tenga la dicha de seguir por acá jugando, prometo continuar siendo una buena alumna, que rezonga pero aprende, que entiende la posibilidad de cumplirlos por cuenta propia, y que reconoce y agradece por el mejor deseo concedido: estar acá y despierta.

Ahora 2013, dejaré las formalidades de lado para tutearte y pedirte un último favor: voy a dejar abierta mi lista para que un elenco bastante heterogéneo de lectores la siga enriqueciendo desde hoy al 31/12. Te encargo que puedas transmitirla con sabiduría y calma, a tu guapo sucesor.

Me despido atentamente, Pai Mei latino y ya algo despeinado…. Gracias por hacerme entender las buenas lecciones, aún habiéndolas tenido que leer en la cima de la montaña rusa. Buen umbral el tuyo, particular, pero buen umbral al fin.

Que termines bien tu ciclo,

Madre Hotelera

Anuncios

Acerca de Hotel Madero

Hotel Madero es el lugar elegido por viajeros de negocios y turismo de todo el mundo. Cuenta con 197 amplias habitaciones, 7 salas de runión equipadas con la mas alta tecnología, restaurante, bar, spa y sala de musculatura, y el mejor servicio personalizado.
Esta entrada fue publicada en Buenos Aires, Fechas especiales, Fiesta, Hotel Madero, Madre Hotelera, mujeres y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Welcome Mr. Charming, por Madre Hotelera

  1. jliw dijo:

    Feliz año Madre Hotelera y que Mr Charming te de, y te deje construir, durante 12 meses un buen camino y un camino lleno de buenas cosas …

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s